La verdad.

Decía que tenía la sonrisa más bonita del mundo,
que no entendía por qué otros no la habían valorado,
o ni siquiera se habían fijado en ella.
Tampoco entendía
que nadie supiera ver la magia que tenía dentro,
la sensibilidad y la paciencia
tan especiales que me caracterizaban.
Me miraba
como quien mira un nuevo amanecer,
con los ojos llenos de vida
y de sueños por cumplir.
Fuimos un par de cobardes.
La situación en la que estábamos inmersos,
nos hizo demasiado daño.
Lo teníamos todo
y nos quedamos sin nada.
Y hoy le he vuelto a ver,cerca,
pero más lejos que nunca.
Y algo me crujió por dentro,
cuando vi que alguien le acompañaba
y que su mano buscaba otra mano,
que ya no era la mía.
Pero nuestros ojos se quedaron clavados.
Ellos nunca fueron capaces de mentir.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s