Paréntesis emocional.

Las mejores cosas suceden cuando menos te lo esperas.

Esas que llegan de repente, sin avisar, rompiéndote los esquemas y desmontando los planes de tu cabeza. Las mismas que llegan pisando fuerte, abriendo camino, apartando tus noes y dejando que sea la suerte quien decida por ti. Las que remueven tu piel creando un mapa imborrable de recuerdos, las que te invitan a un mundo en el que da miedo entrar, porque nos atemoriza la idea de que alguien invada nuestro espacio personal,13235985_1746324632276952_1532211217_n.jpg que toque tan fuerte que pueda destruir cualquier signo de entereza. 
Las que aparecen y te hacen sentir que todo puede ser, porque nunca sabemos que nos espera o que nos encontraremos a la vuelta de la esquina, nunca sabremos que hubiera pasado si no hubiéramos estado allí a esa hora y en ese mismo minuto, y si por el contrario, todo hubiera sido diferente.

Siempre pensando en el futuro, en qué pasará, perdiendo un tiempo que sabemos que ya no va a volver nunca. Y lo malgastamos como si no fuera importante, como si no fuera importante cada minuto de vida que resta.

Porque las mejores cosas suceden cuando dejamos de planearlo todo, cuando nuestro único camino es dejarnos llevar y cuando es el corazón quien marca la dirección de cada paso.

13249595_1746313308944751_182378873_n


Las imágenes de este blog pertenecen a:

Pinterest www.pinterest.com

Anuncios

Un pensamiento en “Paréntesis emocional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s