Mejor así.

Me acostumbré a tu risa, a tu olor. A esas conversaciones eternas. A los momentos en los que perdíamos la noción del tiempo, donde nada más nos importaba, donde el resto del mundo parecía no existir. Me acostumbré a tenerte a ratos. Me conformé a tus idas y venidas. Pero pronto las esperas se hicieron cada vez más largas y las noches cada vez más frías. 3d4188757cd0086972bc78b688ed3ff5Y tu vida tan poco estable comenzó por desestabilizar la mía. Me rendí, me agoté y mis pies no pudieron resistir más el camino. Y ahora miro tus ojos y siento que todo se acabó. Pero también puedo decir que de nada me arrepiento, que el destino, o la suerte, sea quien sea, me ayudó a ver la realidad. Y por muy dura que fuera, comprendí que la mejor decisión fue cerrar mi puerta, sin una posible rendija a la que poder asomarte, sin un resquicio de luz que te dejara espacio para una nueva oportunidad. Y sé que mañana agradeceré tu partida, lo sé, porque estaré al lado de alguien que me entregue todo a cambio de nada, al que no tenga que mendigar restos de cariño. Al que me de esa seguridad que tanto busqué en ti y no encontré. A quien no tenga que exigirle mi sitio. Quien me devuelva la ilusión y las ganas. Quien me de la fuerza para levantarme y que si no es así, se acueste a mi lado y espere a que esté preparada para hacerlo. Libre de mentiras, libre de miedos.

Somos cada uno de nosotros quienes tenemos la capacidad de cambiar el rumbo de nuestro destino. No tenemos porque conformarnos con mitades, nos lo merecemos todo. Nos merecemos un amor que nos envuelva de cariño, de pasión, que nos enseñe la parte bonita del mundo, la que ahora no logramos ver por las lágrimas que empañan nuestra mirada. Y a ti que estás leyendo esto, ojalá te de las fuerzas para cambiar tu vida, para hacerte ver que todavía hay cosas buenas que nos esperan, y que aunque estén escondidas debemos ir en su busca, porque están ahí esperándonos, y tarde o temprano las encontraremos.

No desesperes en la lucha aunque a veces flojeen las fuerzas, mantente firme, porque eres fuerte y porque no hay nada que pueda derrumbarte. Porque no existe mayor amor del que se tiene a uno mismo y eso al final va a ser lo que nos ayude a no depender de nadie para ser felices, ni a buscar siempre un apoyo para mantener nuestra estabilidad.

Quiérete, quiérete mucho. Porque tú vas a ser el único y gran amor de tu vida.

0f5f46feef59379982c446a871182cd9

Las imágenes de este blog pertenecen a:

-Pinterest www.pinterest.com

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s